lunes, 24 de julio de 2017

CINCO HOCICOS SE DESPIDE....



COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN CINCO HOCICOS


De este comunicado pretendemos una crítica constructiva y para nada pretendemos ofender a nadie, nunca estaremos lo suficientemente agradecidas de las donaciones y apoyo mostrado por muchas personas.
En Cinco Hocicos no entendemos la protección animal como sacar a todos los animales de la calle. Creemos que por lo que hay que luchar es por qué las calles sean seguras para ellos, por qué las instituciones velen por ellos como vela por las personas, que se legisle en los dos sentidos y no favoreciendo siempre a las personas y sobre todo a las personas que no tienen bajo su cargo a un animal. No luchamos por qué habiliten playas para perros, reivindicamos que no se puede vetar la entrada a un espacio natural a ninguna especie. En definitiva respetar en medida de lo posible la naturaleza de los animales y normalizar la convivencia con ellos en sociedad.
A pesar de esto nos hacemos cargo de animales que están en situación de riesgo o poniendo en riesgo a los demás de su entorno. Asumimos esa responsabilidad con unas pautas un poco peculiares. Somos una asociación estricta con las pautas que consideramos más beneficiosas para los animales. Muchas consideran que esas pautas lo que consiguen es perdamos muchas posibilidades de que los animales que están a nuestro cargo sean adoptados. Nosotras sabemos que lo que consiguen es que los adoptantes que le dan hogar a alguno de nuestros hociqueros han tomado una decisión meditada y consecuente y que difícilmente ninguno de esos animales se volverá a encontrar en situación de desamparo. No queremos que los adopten rápido, queremos que los adopten bien. Y después de 6 años trabajando por ello hemos conseguido un 100% de éxito en este sentido. Ninguno de los animales entregados desde Cinco Hocicos ha sido devuelto, ni cedido a terceras personas ni se encuentra abandonado otra vez.
Os quiero decir con esto tan lioso que debido a esa peculiaridad, muchas seguidoras no entendían bien cual era nuestra labor. Nuestra labor siempre se ha centrado en la educación de los humanos más pequeños y la reeducación de los humanos no tan pequeños.
Pero en los últimos meses nos ha pasado un cúmulo de cosas que os han hecho ver que así no vamos. Que hay demasiada confusión en la calle con respecto a la lucha por la defensa de los derechos de los animales. Se nos han dado situaciones dignas de una película de Buñuel. Eso sumado a que tampoco está muy claro cuál es el papel del voluntariado y se suman personas que no parecen haber tenido nunca intención de colaborar de manera activa, ha hecho que nos hayamos hecho cargo de muchos más animales de los que podemos gestionar. Esto, a su vez, nos ha distanciado de la línea de trabajo de educación que creemos imprescindible para avanzar. Compañeros que nos guiaban de la mano en las intervenciones con las instituciones para argumentar la que creemos es la mejor manera de proceder con los animales en los municipios que por circunstancias tampoco nos acompañan ya.
La deuda creada con el veterinario supera todas nuestras posibilidades. Y los recursos humanos para recaudar fondos no son suficientes.
Resumiendo: sin medios, sin voluntarios, sin apoyo no se puede trabajar. Decimos hasta aquí. Nos quedamos siete personas con muchas ganas pero la inviabilidad de seguir.
Las asociaciones no somos fuentes de recursos infinititos y si no haces visibles los animales con fotos bonitas y tristes historias, no hay colaboración, no hay implicación. Volvemos a decir hasta aquí.
Por supuesto una servidora, MAr Puig, la máxima responsable de que esto no haya salido bien. Yo hubiera tenido que ver venir hacia donde ibamos encaminadas y reaccionar a tiempo. Mis disculpas a todas las compañeras que confiaron en mi.
Eso sí, con la primera noticia de nuestro parón, muchas sois las que nos habéis mandado fuerza y ánimo, pero muchas más las que habéis lamentado la noticia. Desde Cinco Hocicos os pedimos que no os lamentéis. Os pedimos que os unáis, que forméis parte de esto. Que con lamentos no se llega a ninguna parte, que si realmente os da pena no dejéis que pase. Vosotras podéis no sólo pararlo, si no que, podéis hacerlo más grande. Haceros socias, teaming, buscar una tarea a la que OS COMPROMETÁIS de verdad y llevadla a cabo.
Con muchas pequeñas aportaciones desde cinco euros al mes, podríamos tirar este escrito a la basura y ponernos patas a la obra.
Gracias a todas las que nos habéis acompañado y gracias a las que habéis intentado destruirnos porque nos habéis hecho mucho más fuertes.
Ahora toca pagar deudas de los peques y buscarles las mejores familias donde pasen el resto de sus días. Seguiremos acudiendo a eventos y realizando actividades recaudatorias hasta que tengamos a todos los animales en su nuevo hogar y solventada la deuda con los veterinarios.
PINCHA AQUÍ PARA HACERTE SOCIA DESDE 5 EUROS  Sólo tienes que descargar el formulario, rellenar y devolverlo a cincohocicos@gmail.com
HAZ UNA DONACIÓN:  BANCO SABADELL
                   CINCO HOCICOS       
                   IBAN ES36 0081 1234 4100 0125 9833
Contacta para otras posibilidades de colaboración. cincohocicos@gmail.com

Salud!
MAr Puig
cincohocicos@gmail.com

viernes, 26 de mayo de 2017

LAS ASOCIACIONES DE DEFENSA ANIMAL, LAS INSTITUCIONES Y LOS CENTROS PÚBLICOS.

  
ARTÍCULO PUBLICADO EN PREGONER.ES


¿Asumimos las asociaciones de protección animal muchas más obligaciones de las que debiéramos siendo las instituciones las que tendrían que tomar cartas en el asunto? En mi opinión así es.
Una piensa que con que cambien ordenanzas y leyes las cosas avanzan, pero nada más lejos de la realidad. Conforme pasan los meses veo como las cosas empeoran por momentos. Por mucho que a nivel mediático las noticias que recibimos son de claro interés en mejorar la situación de los animales en los municipios, si indagas un poco en la verdadera gestión, nada es lo que parece y siempre se legisla de la misma manera, priorizando los intereses de las personas a los de los animales aunque el tema a tratar no suponga ningún trastorno para los vecinos del municipio.
No conformes con esto, cuando la cosa se pone tensa y la concejalía correspondiente se ve entre la espada y la pared a la hora de tomar una decisión, que requiere gestionar las vidas de los animales sin responsable de su municipio, delega en las asociaciones, cargando sobre estas unos gastos tanto económicos como humanos que no se pueden asumir pero que lo hacen por el temor a la “solución” que se pueda tomar si no interviene.
No se trata de generalizar pero hechos vividos en los últimos meses en mi municipio me dicen que no es tan descabellado que se absorba como manera de funcionar.
 Resulta que llevamos años invirtiendo tiempo y dinero en hacer entender que los animales, bien gestionados, no entrañan ningún peligro para las y los vecinos. Que los animales tienen el mismo derecho que nosotras y nosotros en ocupar un espacio en las zonas urbanas. Que no son ellos los que invaden nuestros espacios, ni nosotras/os los suyos, si no que hay espacio para todos. Pero que desde luego si hay que acusar a alguien de invadir no sería lo más acertado hacerlo a los animales no humanos.
Y con tanto tiempo y dinero invertido ves el cielo abierto cuando los colores de los ayuntamientos cambian, ves esperanza en el cambio de gobierno, en el gobierno del cambio. Y piensas: “Lo que siempre le he dicho a una pared, ahora lo escuchará una persona”.
Y así es, lo escuchan, vaya si lo escuchan, pero parece que sólo entienden que las asociaciones saben cómo cambiarlo, pero de alguna manera no retienen el resto de la información: “carecen de medios”.
Es entonces cuando llega el momento de echarse las manos a la cabeza, porque si nosotras no nos cansamos de denunciar Y ARGUMENTAR que no tenemos derecho a desterrar a las colonias felinas de su ubicación o que si una gata ha parido en las inmediaciones de un centro de salud no debemos quitarle a las crías como si de un puñado de muñecos se tratara porque no repercutirá en las usuarias y usuarios del centro, y todavía oímos el eco de nuestras palabras sin obtener resultado alguno, haciendo caso omiso, si un padre denuncia que un gato a ensuciado un coche en el cual su hijo hace las prácticas de chapa y pintura y es completamente inevitable tener que sacar del recinto a todo aquel ser que ande a cuatro patas y maulle.
 Y como escusa para ignorar por completo informes, proyectos y estudios sobre el tema, sin contar el tiempo y dinero del que ya hemos hablado más arriba, siempre sirve el: “No podemos hacer nada porque un padre se ha quejado”. Y como solución para salir del aprieto de tener por un lado al padre quejica y por el otro a las asociaciones de protección animal exigiendo que se vele por los animales, siempre sirve el: “Que lo haga la asociación”.



 Por supuesto la asociación, entendiendo que las alternativas no van a asegurar el bienestar de los animales, acepta. Acepta voluntariamente una vez, el resto de veces prácticamente se le impone. Y cuando las asociaciones aceptamos siempre se nos olvida leer la letra pequeña. La letra pequeña en este caso te dice:
1. Que no esperes obtener colaboración de ninguna de las dos partes, una por que se desentiende y la otra, el centro “educativo” del alumno que tiene un padre quejica, porque sólo nos facilitará el acceso en horario laboral, laboral suyo claro. Ni un minuto más ni un minuto menos. Porque el que las voluntarias de la asociación estudien, trabajen, estén de exámenes o tengan que sellar el paro no cuenta, sólo cuenta su horario laboral.
2. Que a pesar de que la asociación costeé todo de su bolsillo, esterilizaciones, transporte, tiempo de la voluntaria, alimento de las gatas en recuperación, material de captura, etc. No se le permite realizar charlas informativas a las alumnas/os del centro y a las vecinas/os de la zona con las que se pretende educar y concienciar. Por eso de que en poco tiempo no vuelva a pasar lo mismo y tengan que volver a actuar las mismas.

3. Que desde el minuto uno que intervenimos en los animales que viven en el centro nos “condenamos” a ser reclamados a cualquier hora de cualquier día para atender las necesidades de las personas que gestionan el centro con respecto a los animales que allí viven o intentan vivir.

Y podría seguir pero si no me leí yo la letra pequeña no os la voy hacer leer a vosotras.
Esto no sólo ocurre con los gatos, ni sólo a la asociación a la que represento pero las consecuencias de este caso que os cuento entristece el alma.
Después de más de un mes desplazándose la compañera, andando jaula trampa en mano para capturar a las gatas del centro, después de sólo poder intervenir en un número ridículo por las trabas del responsable del centro, una de las gatas acaba pariendo en un aula de un módulo exterior, cinco preciosos gatitos. Cinco gatos que molestaban para impartir una clase y que fueron secuestrados de la madre con apenas un mes y encerrados en un despacho. Cinco gatitos encerrados de los cuales se nos dijo les esperaba o ser repartidos entre los alumnos cuando aún no comían solos o quedarse cautivos en el despacho de un centro de viernes a lunes sin atención alguna.
Llegamos a tiempo a recoger a cuatro, que son los que se nos dijo que habían. Débiles y con ojos enfermos. Uno falleció la primera noche. No conformes con esto el siguiente lunes a las diez de la noche, cuatro días después, nos sorprende una visita del responsable del centro caja en mano. La quinta hermana con un suspiro de vida. Cuatro días sola, sin agua, sin comida, sin ningún tipo de atención porque el centro “educativo” cerraba por fin de semana. Ayer falleció.
Hemos aprendido a decir NO a los particulares por la inviabilidad de atenderlos a todos y la necesidad de que las personas adquieran responsabilidad sobre los animales de los que deciden en algún momento hacerse cargo. Ahora toca decir NO a las instituciones que no quieran cambiar las cosas, que lo que pretendan sea eludir sus obligaciones para con los animales de su municipio.

No cooperemos con los parches, contribuyamos a erradicar el problema de raíz. 

MAr Puig.

ANIMALES: RESPONSABILIDAD VS PROPIEDAD



ARTÍCULO PUBLICADO EN EL PREGONER.ES

  Estamos convencidos de que fue el día que se decidió poner vallas al campo cuando la humanidad empezó a caer en picado.
Disputas y hasta muertes porque todo es propiedad de alguno, tanto si te sobra como si te falta. Valoramos más el “algo” que el “alguien”, y eso hace que nos esforcemos tanto en “tener” que se nos olvida “convivir”.
Si bien a un objeto no le repercute que lo poseamos, pero en pleno siglo XXI seguimos poseyendo a los seres vivos, a la naturaleza. Y en ellos sí que repercute el ser poseído.
Esto sólo nos deja una vía de pensamiento: Algo estamos haciendo mal.
Que por mucho que hablemos de lo importante que es la educación para cambiar el mundo, si las bases de esa educación no parten de una idea clara, sana y estructurada, sólo nos servirá para, incoscientemente, perpetuar esa posesión de los animales en lugar de la responsabilidad hacia ellos.
Hasta los más activos en su defensa nos perdemos en ese punto.
 Lo vemos todos los días en leyes que permite como sentencia embargar a un perro. Cuidadoras de colonias felinas que se refieren a los gatos que viven en ellas como “mis gatos”. Instituciones que legislan sobre los animales pero siempre anteponiendo las necesidades de los humanos. Escaparates repletos de animales exhibidos en jaulas o vitrinas con su valor económico a un lado.

Las niñas y niños crecen creyendo que tienen un gatito y deberían crecer sintiendo que el gatito no es de nadie más que del propio gatito.

MAr Puig

viernes, 3 de marzo de 2017

LOS ANIMALES DE RAZA NO SE ABANDONAN. ¿SEGURO?



   Que bien quedaría en este salón. Y en el pasillo. Seguro le encantará tomar el sol cada mañana en al balcón. Siempre quise tener uno. Son tan elegantes, con ese pelo y esos ojos amarillos . Además van muy a la suya, no son dependientes, si un día no paso por casa no habrá problema. Son limpios y silenciosos, no tendré problemas con los vecinos. Si ,decidido, no me lo pienso más, lo compro.


Os presentamos a Aslam, un minino tímido como podéis comprobar. Existe la falsa creencia de que si pagas por algo, lo valoras más. Otra que asegura que los animales de raza “pura” nos sufren abandono ni maltrato. Quien tiene un animal de raza, lo tiene en condiciones. Pues Aslam es una de las tantas pruebas de que ninguna de las tres  es cierta. Lástima que las miles de pruebas que tenemos hayan tenido que pasar por esto para que sólo un pequeño porcentaje de la sociedad se de cuenta.
Su historia, una historia más, nos servirá para visibilizar otro gran lastre de la sociedad.
Aslam fue comprado, y poco más de un año después, ya no lo querían. Perdón me he expresado mal…..  Aslam fue comprado y en ese mismo momento ya no era querido.
Aslam realmente nunca ha sido un gato querido, hasta el día que lo abandonaron. Hasta ese día, el de su abandono, fue contemplado como un objeto, un objeto de pura raza sí, pero un objeto. Un objeto que quedaba bien en el salón, en el pasillo y al que seguro le encantó tomar el sol cada mañana en el balcón. Pero nunca llegó a formar parte de nadie, sólo lo hizo de una vivienda
Su responsable ahorró para pagar para poder tenerlo, pero no lo hizo para sus necesidades sanitarias.  Y desconocemos las necesidades etológicas que fueron cubiertas y las que no.
Cuando no tienes apego a “algo” no te cuesta deshacerte de él al primer instante que resulta un engorro cuidarlo.  Por mucha “autojustificación relaja conciencias” que nos quieran contar.  Y así pasó, cuando cambió el color de las cortinas y ya no quedaba tan bien en el salón, lo metieron en un transportín y fueron ofreciéndolo por las calles de Alicante. Daba igual a quien y como, sólo ya no podía volver a casa.
Él tuvo la suerte de no volver a casa, pero si a un hogar. Nos hicimos cargo desde la asociación Cinco Hocicos. Pero no siempre acaba así la historia, lo más habitual es que acabe en manos de alguien a quien también le quede bien en el salón, el pasillo y le entre el sol por la mañana al balcón.  

Ahora llega la segunda parte, la adopción de Aslam, mientras miles de gatos en adopción  son publicados a diario en las redes sociales o distintas plataformas físicas y de internet, sin que absolutamente nadie se fije en ellos, sobre todo porque no tienen ninguna intención de convivir con un gato,  Aslam sin haber tan siquiera pasado la primera hora bajo nuestra responsabilidad, ya teníamos muchos interesados en adoptarlo a él, independientemente de su edad, su estado de salud o sus necesidades.  Sólo importaba lo llamativo que es. Mientras el resto de gatos que custodia Cinco Hocicos son completamente ignorados.

¿De verdad creéis que los criadores realizan una buena labor por que los animales de raza no se abandonan ni maltratan?
Los albergues están llenos de perros y gatos de raza, de cualquier raza.  Están llenos de animales que nunca fueron queridos ni respetados, pero de raza, eso sí.  Están llenos de animales cuya adquisición no fue meditada ni consensuada.
Y sobre todo de animales que están a demasiada disposición de quien realmente no quiere responsabilizarse de un animal. 

No nos engañemos, una raza no te libra del abandono o del maltrato.

MAr Puig 

sábado, 11 de febrero de 2017

Los conejos no son el problema, son una consecuencia. Denuncia el abandono.


El pasado 9 de febrero saltaron las alarmas, pero esto viene de mucho antes, cuando sólo eran dos y no vivían en un solar , si no en una jaula. Estas son las consecuencias del abandono. Consecuencias que acaban recayendo en todos. Los primeros, los animales. No debemos de olvidar que esta noticia, el problema, no son los conejos. El problema ,y el/la que va a salir impune de todo esto, es la persona que se cansó de cuidar a esos dos peluchines con grandes orejas, que un día le enamoraron en el escaparate de una tienda y, al otro, tomó la negligente decisión de soltarlos en un solar.
Esta acción a llevado a que los animales se establecieran en una ubicación donde tarde o temprano iban a ser repudiados, y no por culpa de ellos, por culpa de la falta de educación social para con los seres vivos en general y los animales en especial.  Dentro de lo tremebundo, esta historia no es muy grave, al fin y al cabo los animales allí viven como muchos tan sólo sueñan, en semi libertad.
Pero el 90% de las veces, estos animales mueren. Y mueren en manos de un desaprensivo, por su incapacidad para la supervivencia, envenenados o por la "gracieta" de alguno que decide comer paella el domingo.
Ellos han tenido mucha más suerte. Han estado cuidados, han sido durante meses el centro de atención de muchas y muchos vecinos de San Vicente, se les ha llevado comida y han calmado las tristezas de muchos mayores que viven colindantes en una residencia geriátrica. Han corrido, escarbado y tomado el sol mientras las niñas y los niños los admiraban embobados.
Tan a gusto estaban que ya no son dos, que su capacidad reproductiva ha hecho que se hayan multiplicado y ahora son muchos más los que campan a sus anchas, ajenos a los problemas que tenemos en las ciudades con la desinformación y la poca tolerancia social.
El pueblo se divide en opiniones y es de ley el atender primero a la ciudadanía más intransigente. A los que acaban diciendo: "Los políticos están para atender al pueblo, no a los animales." Los que ven el riesgo de enfermedades en la vida y no en la polución, la contaminación sonora o los pesticidas.
¿Es sólo falta de información?

De cualquier manera es cierto que en esta ocasión si es necesario intervenir, y no tanto por lo que puede suponer a las personas, que también, si no por las consecuencias que puede tener para los animales, allí instaurados, el hecho de que el número de individuos crezca hasta llegar a una falta de espacio y recursos que provocaría enfrentamientos, enfermedades, debilidad, riesgo de fugas y en consecuencia muerte por atropellos. Hay que controlar la población de conejos.

Entonces es cuando llega a los medios y salta esta noticia :

                                  "Madrigueras de conejos en un solar de San Vicente"

Los vecinos contrarios empiezan a alzar la voz y los conejos pasan a estar en riesgo.
Desde Cinco Hocicos tomamos la decisión de hacernos cargo, atajar el problema de que no se quieran ver los beneficios que aporta la convivencia con animales, o la inocuidad de su presencia en las ciudades cuando están controlados.
Desde Cinco Hocicos, con la colaboración de la Concejalia de Sanidad y los titulares del solar,  se procederá a la captura para su gestión. Aún estamos asesorándonos de cual es el mejor procedimiento para tratar y reubicar a los animales y que continúen con la mejor calidad de vida posible, pero en principio este será el protocolo a seguir:
La captura de todos los individuos del solar con jaulas trampa y redes.
Traslado a la clínica veterinaria para su castración/esterilización. Revisión y si procede su posterior vacunación.
Si todo va bien, se volverán a soltar ,una vez recuperados de la intervención quirúrgica, en la misma ubicación TEMPORALMENTE mientras, desde Cinco Hocicos, les buscamos una nueva ubicación donde sean bien recibidos. Bien sean adoptantes dispuestos a cubrir todas sus necesidades o santuarios que dispongan de espacio y recursos para ellos. 
Nos queda mucho trabajo por delante y un gasto económico que no podemos cubrir. Necesitamos vuestra ayuda, vuestra aportación económica para poder cubrir los gastos veterinarios que acarree.
Desde Concejalia de Sanidad, a la que damos las gracias, nos han comunicado su voluntad de colaborar económicamente, pero no son pocos los conejos que hay que intervenir y vuestra aportación será imprescindible. 
La próxima semana os detallaremos una aproximación de lo que estimamos se va a necesitar.
En esta misma entrada podréis estar al día de todo el proceso. 
Te animamos a que te suscribas al blog para seguir la pista de "Los conejos de San Vicente". 
Contacto con la asociación:  
cincohocicos@gmail.com
Fan page: Cinco Hocicos
Twitter: @cincohocicos
Donativos pay pal: cincohocicos@gmail.com 

MAr Puig

miércoles, 21 de diciembre de 2016

"LADRAN SANCHO, SEÑAL QUE CABALGAMOS."


Hablarán de ‘lucha de bandos”. Hablarán de intereses políticos o económicos, de favoritismos, protagonismos o influencias. Intentarán hacernos perder el norte, pero no, no estamos aquí para eso.

Y sobre todo no hemos llegado ahora ni nos marcharemos hasta que acabe.

No importa el color, no importa la bandera ni los amigos que tengan. No importan las fotos de apoyo o las acusaciones de traición.
Y Leeréis cosas absurdas como "quieren el sacrificio", cierre o pelea de gallos. Y mientras, los demás, seguiremos luchando. Seguiremos trabajando para que se haga bien, lo haga quien lo haga y donde lo haga, pero que lo haga.

Nos dirán, nos señalarán o nos ningunearán, pero da igual por qué esto no es por nosotras. Esto no nos beneficia más que en el saber que se trabaja por ellos. Que sin dueños, perdidos o abandonados, tendrán el trato digno que se merecen. Que sanos, enfermos o heridos recibirán la misma atención que si fuera de color azul la sangre que circula por sus venas.

Nos llamarán mentirosas y demostraremos que no. Cuestionarán nuestra intención y les exigiremos que lo demuestren.

Y si, nos mantendremos en nuestra posición radical, o estás con nostras o estás contra de ellos.

No lo olvidéis las que alzamos la voz, no emitimos palabras, son los maullidos, ladridos, rugidos o graznidos los que exigen el derecho a que sus vidas se respeten.

“Ladran Sancho, señal que cabalgamos.”


MAr Puig 

domingo, 11 de diciembre de 2016

MANIFIESTO CONCENTRACIÓN SILENCIOSA EN BACAROT.


No nos relacionéis con la política, no nos asignéis colores. Los animales no nos ni de izquierdas ni de derechas.
No estamos aquí para eso. No hemos venido para hacer ganar o perder votos.
En silencio. Desde el respeto, denunciamos una situación a la que poco le importan las siglas de quien acabe con ella.
Denunciamos que en estas instalaciones, blindadas por el Sr. Raúl Mérida y certificadas por el Sr. Pablo Sentana hay sufrimiento injustificado donde debería haber esperanza.

 Beneficio económico privado donde debería haber reinversión en la calidad de vida de los animales.

Hay casillas vacías donde debería haber un número un microchip.

Hay animales fantasma que se recogieron pero nunca llegaron.

Denunciamos que en lugar de recibirlos con una estabilización de urgencia, les espera el frío suelo de una jaula del que muchos nunca saldrán.

Que mientras determinados medios resaltan la importancia de la esterilización en artículos a dos páginas, del director de este Guantánamo, las gatas en celo se pasean por el albergue contoneándose delante de los machos sin castrar

Denunciamos que los únicos seres vivos que disfrutan de calidad de vida, en este recinto, son los parásitos que campan a sus anchas por cuerpo de gatos y perros.

Que ya está bien, que no somos tontas, que sabemos que no hay veterinario 24h disponible, que sabemos que no se atienden a los animales al llegar, que no se respetan las cuarentenas y Que se reciben pagos de los adoptantes en concepto de bonos de vacunación en tus clínicas privadas. 
Que los animales salen enfermos, embarazadas, infestados de parásitos, deprimidos, desnutridos y que lo único que exigís al adoptante es que no pidan justificante de ningún pago.

Que si los animales aquí tienen alguna esperanza, es gracias a las y los voluntarios que, independientemente de la postura que apoyen, lo que buscan cada día es su bienestar de manera altruista y respetuosa con ellos.

 Que se dejan morir a los animales por falta de atención y cuidados, y esto se certifica como muerte natural.

Natural será para vosotros, pero nostras decimos NO. No vamos a permitir que sigáis jugando así con sus vidas y llegaremos hasta donde haga falta.



Hoy exigimos la dimisión de Raúl Mérida y Pablo Sentana, director y veterinario de este centro.
Exigimos que el ayto de Alicante, el cual es el responsable final de lo que pase con los animales del municipio, investigue lo que aquí está pasando. Que deje de encubrir una gestión que poco aboga por el respeto y la vida.

Exigimos que de manera inmediata se comprometa a empezar con la tramitación de la construcción de un albergue municipal donde cualquier gestión sea transparente. Un albergue que sea gestionado por la entidad que cumpla con todos los requisitos y que se lleve un control permanente.
 Que no de pie a que esto se vuelva a repetir.

Que lo que aquí pasa no es cosa de animalitos. Que lo que pasa es que se encubre el dolor, sufrimiento y abuso de muchos seres vivos.


ALICANTE DICE BASTA. ALICANTE NO QUIERE UN GUANTANAMOA ANIMAL EN SU CIUDAD.

MAr Puig.